Aunque tendrá panel de privacidad, Facebook no aceptaría culpa por Cambridge Analytica

  • El escándalo de Facebook-Cambridge Analytica expuso los datos personales de al menos 87 millones de usuarios

  • Algunos reguladores esperaban que la multa a la red social fuera de decenas de miles de mdd

  • La firma de investigación que robó la información de los usuarios ya empezó a tramitar el proceso de bancarrota

Mucho se ha hablado sobre quién es responsable sobre la seguridad de los datos de los usuarios. Algunos estudios apuntan que los consumidores no están haciendo lo suficiente para proteger su información. Por otro lado, la audiencia está dispuesta a iniciar litigios legales contra las marcas que no traten con cuidado sus registros. Mientras tanto, varios miembros de la industria privada (entre ellos Facebook) aseguran que es tarea de los gobiernos federales.

Pero los gobiernos creen que la obligación está en las empresas. Tras anunciar la posibilidad la semana pasada, la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos (EEUU) pondría una multa de cinco mil millones de dólares (mdd) a Facebook. Según The Drum, la red social crearía un panel de privacidad interno para vigilar sus políticas a futuro. A la vez, se cerraría el caso sin que la plataforma conceda culpabilidad por el caso de Cambridge Analytica.

La responsabilidad de Facebook

No solo la red social ha sufrido considerables multas por un manejo irresponsable de datos. Según The Verge, la FTC quiere que Cambridge Analytica pague una multa por sus crímenes. EEUU también se lanzó contra Equifax hace unos días por un incidente de 2017. Autoridades en Reino Unido han impuesto sendas amonestaciones a marcas como Marriott y British Airways en casos similares. Incluso Google recibió un (mínimo) castigo el fin de semana.

Hay un elemento que llama la atención sobre estos casos y otros similares. El trato entre Facebook y la FTC reconoce el incidente de filtración de datos y que deben aplicarse nuevas medidas para prevenirlo en el futuro. Sin embargo, similar a la postura que sostiene Johnson & Johnson en sus controversias de opioides y talco cancerígeno, no concede culpabilidad por el evento. Al contrario, defiende que actuó lo mejor posible, acorde a sus capacidades.

Tiene sentido, tanto de la parte legal como de reputación de marca, que Facebook no acepte su culpabilidad. Sin embargo, esta reticencia a asumir sus errores podría afectarle todavía más en el largo plazo. No solo está perdiendo la oportunidad de, como lo menciona Blue Kite Marketing, mostrar un potente liderazgo. También está minando la confianza de público y autoridades por igual. Algo que podría afectarle en posibles futuros lanzamientos.

Leave a Reply