Una forma simple de saber cuando se ha dibujado un techo en el mercado

Es probable que hayan visto o escuchado a numerosos expertos y analistas en el mercado de acciones que dicen que el mercado alcista actual, en Wall Street ya sería el décimo año, es demasiado largo. Es verdad. Entonces, ¿cuándo llegará el próximo techo del mercado de acciones? William O’Neil, fundador y presidente de IBD y autor del clásico “Cómo ganar dinero en acciones”, ha señalado con frecuencia que el repunte típico del mercado dura de tres a cuatro años, mientras que una corrección brusca dura aproximadamente nueve meses, posiblemente un poco más.
¿Cómo se ha desarrollado este patrón últimamente?

El crash de Nasdaq de marzo de 2000 a octubre de 2002 duró dos años y siete meses. Vino tras una carrera alcista de cinco años, que luego preparó el escenario para otro declive violento. El mercado bajista de enero de 2008 a marzo de 2009 duró casi 15 meses desde el pico hasta el mínimo.

El sentido común diría que la severidad extrema de la caída en cada uno de esos mercados bajistas es una de las razones por las cuales los rebotes en los precios de las acciones han durado más de lo normal. El mercado simplemente necesitaba más tiempo para borrar esas pérdidas y extenderse a nuevos máximos.

En el ámbito de las acciones, la codicia es lenta pero constante la mayor parte del tiempo. El miedo corre a un ritmo mucho más rápido y, por lo tanto, tiende a provocar caídas más rápidas.

Muchos profesionales del mercado enfatizan que en el mercado de acciones, los toros no mueren de viejos. En cambio, el mercado cae en previsión de un importante declive económico.

¿Cómo encontrar un techo de mercado?

Como inversor individual, simplemente no puede leer cada informe trimestral o resumir cada informe semanal y mensual sobre la economía. No puede predecir que la industria manufacturera se congelará dentro de tres o seis meses, cómo la profundidad de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y otros países podría impactar en la economía mundial, o cuál será el próximo que no pague su deuda soberana.

Entonces, ¿hay una forma más sencilla de actuar cuando el mercado parece estar listo para una gran caída? Sí. Hay que observar el mercado. La Bolsa es la suma de las decisiones de compra y venta de millones de gestores de dinero, grandes y pequeños. Nadie es más inteligente que el mercado en su conjunto. Entonces, ¿por qué no realizar un seguimiento diario y prestar atención a casos de ventas profesionales inusualmente fuertes? Se puede observar cuando los miembros más inteligentes entre los gestores de dinero se precipitan hacia la salida.

IBD lo llama distribución.

Los días de distribución se pueden comparar con un buen vino. Un vaso o dos está bien. Es social, y puede ser bueno para su sistema digestivo. Pero demasiados te tumbarán.

Un día de distribución se define como la pérdida de al menos un 0.2% (sin redondeo) por un índice importante, el compuesto Nasdaq o el S&P 500, mientras el volumen es superior al total de la sesión anterior. Para el S&P 500, IBD compara el volumen diario en el NYSE con el día anterior.

El seguimiento del daño acumulado es crucial para medir la salud de un mercado. ¿Por qué? Porque los días de distribución casi siempre son signos de que las instituciones están saliendo del mercado. Y, como los grandes fondos controlan la mayor parte del volumen diario y, por lo tanto, la dirección general del mercado, no se puede esperar que las acciones suban sin esas grandes armas de su lado.

Cuente los días de distribución del mercado de valores

¿Cuántos son demasiadas? Por ahora, el mercado probablemente podría soportar seis o siete días de distribución antes de girarse, especialmente cuando la mayoría o todas esas caídas son pequeñas. También tenga en cuenta que si el S&P 500 o el Nasdaq caen, digamos, un 0.5% o 0.6% pero finalizan bien en la mitad superior del rango de negociación de la sesión en medio de una mayor rotación, tal acción puede en realidad indicar un apoyo institucional sólido, no una puerta salida que revienta.

De hecho, el mercado a veces se ha cargado con ocho o nueve días de distribución técnica, pero aún sigue subiendo.

Afortunadamente, un día de distribución no necesariamente marca el mercado de forma permanente. Hay tres maneras en las que un día de distribución puede caerse del conteo. La primera es por el calendario. Después de 25 sesiones, expira un día de distribución. La cuenta cae en uno.

Una segunda forma en la que un día de distribución puede disminuir es que el índice suba un 5%, en forma intradía, desde su cierre el día en el que aparece la caída con el mayor volumen. En el pasado, el aumento debía alcanzar el 6%, cuando el mercado de valores mostraba una volatilidad mayor a la normal. Un mercado alcista es un gran curativo.

La tercera vía es mucho más dolorosa. Una amplia corrección del mercado hace que el día de distribución sea un discutible. A menudo, un alto recuento de días de distribución presagiará esa corrección. Una vez que el mercado cae en una corrección, la gran pregunta es cuándo recuperará su tendencia alcista.

¿Qué hacer después de que comience la corrección del mercado de acciones?

Cuando se alcanza un mínimo, que implica una nueva tendencia alcista, el recuento de días de distribución comienza limpio desde cero para los tres índices más importantes de Wall Street.

El recuento de días de distribución podría haberlo mantenido fuera del mercado a principios de 2008, cuando una serie de caídas se acumularon en la peor caída de la memoria reciente. El conteo aumentó a medida que caían los índices.

El pico de mercado de valores de 2007

Mire el gráfico del S&P 500 a finales de 2007. Vea cómo se acumularon los días de distribución justo antes del colapso: 11 de diciembre de 2007, -2.5% (1); 17 de diciembre, -1.5% (2); 27 de diciembre, -1.4% (3); 31 de diciembre, -0.7% (4); y 2 de enero de 2008, -1.4% (5). De hecho, todas fueron caídas sustanciales. Y cada vez, el volumen aumentó en la Bolsa de Nueva York frente a la sesión de negociación anterior.

El 4 de enero de 2008, vio una venta masiva del 2.5% (6) y el sexto día de distribución en 25 sesiones. Ese es el día en el que Market Pulse, declaró una corrección de mercado.

El 31 de diciembre de 2007, el índice S&P 500 terminó el año en 1468. Para el 21 de noviembre de 2008, el índice  cayó casi un 50% a tan solo 741. Un repunte de seis semanas no logró mucho, y en los primeros tres meses de 2008, las acciones reanudaron el mercado bajista. Para el 6 de marzo de 2009, el S&P 500 alcanzó un mínimo de 12 años de 666.79, una caída del 54,5% desde el techo de 2007.

Daniel Guitérrez
La Carta de la Bolsa

La entrada Una forma simple de saber cuando se ha dibujado un techo en el mercado se publicó primero en Megabolsa.com.

Leave a Reply